Aitor Ortiz


"Hay alguien que mira. Alguien que observa detenidamente el mundo a su alrededor. Una mirada que construye y destruye, que reconstruye una realidad diferente, subjetiva, misteriosa. Es esa mirada la que construye imágenes donde antes solo había muros, vigas, huecos, escaleras. No se trata de la mirada de un arquitecto, el arquitecto ya estuvo aquí, como en una especie de sucesión plástica, de relevo creativo, es ahora el fotógrafo el que retoma la apariencia visual del edificio para convertirlo en otra cosa. Para convertirlo, en primer lugar en una imagen, en una fotografía, pero también para reconvertir esas paredes de hormigón, esas estancias frías, deshabitadas, en una pintura abstracta. El ojo del artista es el que construye la obra. Después se habla de lenguajes plásticos, de estilos, de técnicas, pero lo primero de todo es el ojo. Antes que cualquier otra cosa en el proceso de la creación artística, está el ojo: la mirada de un individuo que, a veces sin explicaciones previas, transforma la realidad, transforma el mundo real o imaginario, cambiándonos un poco la vida a todos los demás porque después de esa transformación, después de esa creación, la realidad se expande, nuestros sentidos y nuestra capacidad de aprehender el exterior es mayor.

El trabajo que Aitor Ortiz realiza a partir de la arquitectura es una especie de transformación alquímica. Se basa en edificios, en estructuras que en anteriores trabajos se duplicaban, se repetían, se situaban enfrente de sí mismas, creando lugares inexistentes. Con el ardid de transpolar un edificio o una estructura arquitectónica a un lugar imprevisible, o de hacer laberíntica esas zonas de un edificio que de por si se construyen para llevarnos, para conducirnos, guiarnos hacia otro lugar, - pasillos, escaleras, puertas - Ortiz se acercaba a una especie de post surrealismo, de post futurismo. Edificios fantasmagóricos, pero reales, colocados fuera de su contexto, pero reales, eran los protagonistas de unas imágenes misteriosamente bellas. Su trabajo como fotógrafo de arquitectura le facilitaba ese cercanía al hormigón, al conocimiento de los lugares y las caras más imprevistas del edificio."



















Comentarios

Entradas populares